martes, 10 de enero de 2017

Esto es lo que hay

Lukasz Zemczak, de Canonical, finalmente, concreta la hoja de ruta:

"Con el cambio a snaps nosotros también tomamos la decisión de cambiar nuestro objetivo de arquitectura desde armhf a arm64, lo que es otra gran complicación para algunos de nuestros actuales teléfonos en el mercado. Por ahora, nosotros estamos enfocando todos nuestros esfuerzos en touch hacia la familia de la plataforma de la M10"

Esto significa, básicamente, que los BQ 4.5 y E5 muy probablemente no serán compatibles con snap. Puede que algún otro teléfono como el Meizu Pro 5, actualizando el kernel, si pueda serlo.

Lo que parece seguro, por tanto, es que la tableta BQ M10 si será compatible y podrá ser actualizada. Lógicamente, los nuevos dispositivos que puedan aparecer tendrán que tener chips basados en arm64.

En definitiva, esto es lo que hay. Cambio de vías. El proyecto sigue adelante pero será, en cuanto a móviles, con la M10 y futuros nuevos dispositivos.

lunes, 9 de enero de 2017

Por si hay dudas

El desarrollo de Ubuntu para móviles no solo no se ha interrumpido sino que continúa a un buen ritmo. Para muestra, un botón relacionado con una parte muy directamente vinculada a los móviles: el teclado.

En este caso, probándose una característica que hace que el teclado funcione como cursor, mediante un toque prolongado y deslizando el dedo.


Obsérvese la fecha de las modificaciones del código aquí.

En serio. La revolución está en marcha.

domingo, 8 de enero de 2017

No, Ubuntu Touch no está muerto; ni de broma

Ante la noticia de que no habrá OTA-15 ni nuevos dispositivos con Ubuntu Touch POR EL MOMENTO, proliferan auténticos buitres del sensacionalismo tecnológico barato afirmando que Ubuntu Touch ha muerto. Nada más lejos de la realidad.



UT está vivo y bien vivo. De hecho, está en su mejor momento con diferencia. Lo que no es óbice para decir que, muy probablemente, desde Canonical no están sabiendo comunicar las cosas con la debida precisión y, si se quiere, consideración hacia toda la peña que sigue y apoya fervientemente su desarrollo. Que todo hay que decirlo.

Pero en lo que respecta a su desarrollo, expectativas y futuro el momento es extraordinariamente excitante.

Como en todo desarrollo de algo que pretende ser auténticamente revolucionario las cosas no son lineales. No se va de A a B siempre en linea recta y sobre rieles. Las cosas pueden cambiar y, cuando se trata de desarrollos complejos, a menudo han de hacerlo.

Canonical no siempre ha acertado pero en todo momento ha sabido encontrar caminos para avanzar hacia objetivos perfectamente claros.

Recordemos que una de sus primeras ideas fue conseguir financiar por suscripción popular un dispositivo (extraordinario en su momento), pero el objetivo, titánico, no pudo conseguirse. Corría el año 2013 y Ubuntu Touch apenas estaba comenzando su desarrollo. No se pudo fabricar el Ubuntu Edge pero, desde entonces, el sistema operativo Ubuntu Touch avanzó de forma sobresaliente. Ya en el 2013 era un sistema operativo bastante usable. Terminando el 2016 es un sistema operativo completamente estable que puede ser instalado en unos cuantos dispositivos y funcionar sin problemas.

Pero, no olvidemos, el objetivo fundamental es conseguir un sistema operativo Ubuntu que sea exactamente igual tanto en PCs como en dispositivos móviles pero que se comporte de la forma más adecuada según el tamaño de la pantalla. A esto le llamamos "Convergencia". Y nada tiene que ver con algunas "aproximaciones" que han intentado otros sistemas operativos.

Además de eso, el desarrollo de UT se ha visto frenado en algunos puntos por asuntos secundarios que aún están resolviéndose. No todo el mundo sabe que una de las partes más insidiosas que aún no están resueltas es la compatibilidad para aplicaciones Android (apk). Recordemos que Android no es más que un sistema Linux modificado. Dicho de otra forma, su corazón es Linux. Conseguir un perfecto emulador de Android dentro de Linux podría ser sencillo pero básicamente el problema es un intrincado lío legal entre Google y Oracle por los derechos de varias licencias de APIs que utiliza Android. Google se empeñó en su momento en usar JAVA en Android por nosequé de curiosas razones comerciales. Ahora, hacer funcionar el emulador de Android en UT pasa por solucionar asuntos que debería haber solucionado Google hace mucho tiempo. Así que lo que debería ser sencillo en la práctica no lo es tanto. Y, a pesar de todo, se está muy cerca. Pero, como podemos suponer, este no es el objetivo principal de Canonical porque ¿quién quiere aplicaciones Android si puedes instalar cualquier programa que corra en Linux?.

Volvamos al asunto clave. Inicialmente se consideró que los paquetes .click con los que funciona UT eran un enorme adelanto (y lo es). Ubuntu Touch es un sistema operativo extraordinariamente seguro y respetuoso con tu privacidad. Tanto es así que ciertos cambios en Android 6.x y sobre todo 7.x tratan de emular el camino marcado por UT y podrás observar que ahora muchas aplicaciones van solicitando los permisos según pretenden usarlos e, incluso, se pueden gestionar algo mejor (en Android), algo que en UT se hace así desde sus inicios.

Los paquetes .click fueron un gran avance, dije, y es cierto. Pero durante el desarrollo de UT han surgido ideas incluso mucho mejores. En este sentido se ha visto que los paquetes .snap ofrecen muchas más ventajas en seguridad y convergencia. Como no podía ser menos, los railes del tren de UT se están cambiando para pasar por esa estación. Es lógico que ocurran estos cambios porque si surge una forma mucho mejor de hacer las cosas, lo que debe hacerse es aprovecharla aunque suponga variar el rumbo a seguir.

Todo los dispositivos con UT hasta ahora estaban orientados a fans, desarrolladores y colaboradores incondicionales.

Aquí no debería haber confusión posible. BQ y Meizu han tenido el buen gusto y la buena voluntad de colaborar en el desarrollo de UT. Ha sido magnífico poder disponer de dispositivos con UT en un momento en el que aún no se estaba pensando en el usuario final. Quienes amamos Linux hemos disfrutado mucho observando y viviendo la evolución de este gran sistema operativo.

Ahora viene un cambio de vía. ¿Significa eso que los viejos dispositivos no servirán?. Nadie ha dicho eso. Pero sí que, muy probablemente, haya que dar un salto. Esto es, que los próximos hitos no podrán ser proporcionados mediante una OTA sino que será necesario flashear de nuevo el sistema operativo. Lo que viene es un nuevo Ubuntu Touch totalmente basado en snaps.

Solo a partir de ese momento es probable que estemos ya ante un sistema operativo que pueda recomendarse a todos los usuarios. Y solo a partir de ese momento es que habrá, con toda seguridad, nuevos dispositivos móviles. Esta vez con todo el hardware apropiado para aprovechar al máximo Ubuntu (que ya será prácticamente uno y un solo Ubuntu), es decir, las salidas y puertos necesarios para acoplarles ratón y teclado así como enchufarlos a cualquier monitor externo y disfrutar de todo un Ubuntu.

¿Y cuando se espera que ocurra esto?

Pues (si todo va a la velocidad estimada, que nunca se puede saber a ciencia cierta) a lo largo del 2017. Probablemente no antes del lanzamiento de Ubuntu 17.10, o sea, a partir de octubre.

¿Y qué hacemos mientras tanto?

Pues hay muchas opciones, depende de tu ánimo y espíritu juguetón.

1) Puedes quedarte con tu dispositivo con UT tal cual está ahora mismo que no está nada mal. A mi me gusta. Canonical ha dicho que todas las actualizaciones importantes y de seguridad serán liberadas cuando sea necesario. Por otra parte, puedes seguir creando aplicaciones o webapps (lo cual es muy fácil) para lo que necesites o aprovechar las que ya hay. Teóricamente no habrá muchas más si, como se espera, los desarrolladores se concentran más en hacer snaps, lo cual es muy de desear. Pero UT funciona muy bien y es muy estable.

2) Puedes hacer muchas otras cosas, como experimentar otros OS y versiones de Android mientras tanto. Yo lo estoy haciendo para conocer cosas y jugar un poco. Cuando llegue el momento, claro está, probablemente no use otra cosa que Ubuntu.

En un próximo artículo comentaré algunos de los experimentos con los que he disfrutado últimamente.

Pero no lo olvides. Ubuntu Touch va a sorprender aún más, porque está más vivo que nunca.